Formas de demencia

Alzheimer

El Alzheimer es una enfermedad con un proceso degenerativo, progresivo e irreversible que afecta las áreas del cerebro que controlan la memoria, el pensamiento y el lenguaje.

El factor de riesgo para padecer Alzheimer es la edad. A mayor edad existe mayor probabilidad para sufrir algún tipo de demencia. La enfermedad puede presentarse en una forma temprana denominada Alzheimer familiar o genético a partir de los 45 años y la relacionada a la edad a la que se conoce como Alzheimer esporádico que aparece entre los 60 y 70 años con una prevalencia del 7% por ciento, presentándose después de los 85 años en más del 40% de los adultos mayores.

La Enfermedad de Alzheimer no es el olvido de un nombre, objetos o situaciones por casualidad. Es un tipo de demencia progresiva que se caracteriza por la degeneración de células nerviosas del cerebro y la disminución de masa cerebral, es decir, conforme avanza la enfermedad el cerebro se va haciendo cada vez más pequeño y como consecuencia afecta habilidades cognitivas como razonar, hablar y moverse. Los olvidos de una persona con Alzheimer van desde no saber nombrar o para qué sirven los objetos, hasta el tiempo, espacio o personas con las que conviven a diario.

Demencia fronto-temporal

Se caracteriza por la presencia de sustancias anómalas, que se conocen como cuerpos y células de Pick, en el interior de algunas neuronas que se localizan en los lóbulos frontal y temporal.

Suele ser una demencia que progresa despacio.

La principal alteración clínica se encuentra en la esfera de la personalidad, entre los síntomas más frecuentes podemos contar:

  • Dificultades para entablar relaciones sociales.
  • Comportamiento compulsivo e inadecuado en ciertas situaciones.
  • Alteraciones en el control de las emociones y cambios bruscos en el estado de ánimo.
  • Pérdida de las capacidades ejecutivas.
  • Afectación del lenguaje.
  • Deterioro de la capacidad para leer y escribir derivada en gran medida de la pérdida de vocabulario.
  • Rigidez muscular.
  • Alteraciones de la memoria reciente y la capacidad de aprendizaje.

Demencia por cuerpos de Lewy

La característica típica es la presencia de los denominados cuerpos de Lewy, que son depósitos anormales de proteína repartidos por todo el cerebro, que inciden sobre las funciones de ciertos neurotransmisores, alterando la percepción, el pensamiento y la conducta de los afectados.Entre los síntomas podemos encontrar:
  • Deterioro cognitivo lentamente progresivo.
  • Las alucinaciones visuales, auditivas, olfativas, táctiles y gustativas.
  • Alteraciones del sueño.
  • Alteraciones en el estado de ánimo.

Demencia vascular

Es ocasionada por un accidente cerebrovascular que provoca que la circulación sanguínea deje de irrigar una parte del cerebro, provocando la muerte de las neuronas afectadas.

Esta es una de las pocas demencias que se pueden prevenir, evitando o controlando los factores de riesgo como la hipertensión arterial o la diabetes.

Síntomas

Etapa temprana

Frecuentemente pasa desapercibida, ya que el inicio es paulatino. Los síntomas más comunes incluyen:

  • Olvido de las cosas.
  • Pérdida de la noción del tiempo.
  • Desubicación espacial, incluso en los lugares conocidos.

 

Etapa intermedia

A medida que la demencia evoluciona, los síntomas se vuelven más evidentes:

  • Olvido de acontecimientos importantes y los nombres de las personas.
  • Desubicación, aún en su propio hogar.
  • Cada vez más dificultades para comunicarse.
  • Necesidad de apoyo para el aseo y cuidado personal.
  • Cambios de comportamiento.

Etapa tardía

En esta etapa de la enfermedad, la dependencia e inactividad son casi totales.

  • Alteraciones graves de la memoria.
  • Mayor desubicación en el tiempo y en el espacio.
  • Dificultades para reconocer a familiares y amigos.
  • Dependencia para realizar labores como el cuidado personal.
  • Dificultades para caminar.
  • Alteraciones del comportamiento que pueden descontrolarse y desembocar en agresiones.

Tratamiento

Farmacológico

A la fecha no existe un medicamento que como tal cure el Alzheimer, sin embargo, en su tratamiento se emplean antidepresivos y antipsicóticos que si bien no detienen el deterioro cognitivo, sí contribuyen a controlar los altibajos emocionales de los pacientes.

No farmacológico

Consiste en la aplicación de terapias cognitivas y físicas encaminadas a mantener activa a la persona, de tal forma que, si bien la enfermedad como tal no tiene cura, sí se logra hacer más lento su avance, impactando de forma importante en una mejor calidad de vida para el paciente.

Entre ellas podemos mencionar:

  • Terapias de estimulación cognitiva.
  • Sensopercepción
  • Terapia física
  • Ludoterapia
  • Terapia de lenguaje
  • Terapias recreativas y de socialización.